Translate

8 oct. 2014

Premio Nobel de Física 2014






Galardón por el beneficio que supone para la Humanidad el ahorro energético

Nobel de Física para los padres de las luces eficientes LED


Ilustración de Akasaki, Amano y Nakamura. N. ELMEHED




Una de las voluntades de Alfred Nobel fue siempre que los galardonados hubieran colaborado con su trabajo científico al avance de la Humanidad. Este año, el Comité de los Premios ha decidido otorgar el Nobel de Física a los profesores de origen japonés Isamu Akasaki e Hiroshi Amano, de la Universidad de Nagoya (Japón), y Shuji Nakamura, de la Universidad de California en Santa Barbara (California, EEUU) por la "invención de los diodos eficientes de emisión de luz azul que han permitido las fuentes de luz blanca de ahorro energético".

En la tecnología LED la electricidad es convertida directamente en partículas de luz -en fotones-, al contrario de lo que sucede en otro tipo de lámparas en las que la corriente es utilizada par calentar un material que se ilumina con la temperatura, por lo que sólo una pequeña cantidad de energía se usa para producir luz. Esta diferencia es lo que permite a los LED tener un consumo de energía tan bajo. Pero se trata de una tecnología en desarrollo que no deja de mejorar. El último récord de luz -medida en lúmenes- por cada vatio utilizado es de 300 en uno de los modernos LED frente a los 16 de una bombilla tradicional o los apenas 70 de los fluorescentes, pero al contrario que en estas fuentes de luz, los LED no contienen mercurio que gestionar cuando se acaba su vida útil. Además, la duración de las lámparas desarrolladas por los premiados tienen una duración de unas 100.000 horas de uso, frente a las 10.000 de los fluorescentes o las 1.000 de las bombillas, es decir, duran 100 veces más tiempo que las bombillas incandescentes tradicionales, con el beneficio que eso supone en términos de materias primas utilizadas.
El anuncio del galardón de 2014 sucede a uno de los premios de Física con mayor repercusión de la historia del Nobel. En 2013, Peter Higgs y Francois Englert por proponer de forma teórica la existencia del bosón de Higgs, la partícula elemental que confiere masa a todas las partículas del Universo y que fue hallado experimentalmente en el CERN de Ginebra en julio de 2012.
Como cada año, Thomson Reuters había realizado sus previsiones de los posibles ganadores del galardón. Entre los favoritos estaban Charles L. Kane, Laurens W. Molenkamp y Shoucheng Zhang, por sus investigaciones sobre un estado de la materia a escala cuántica llamado efecto Hall cuántico. La segunda propuesta realizada por Thomson Reuters era el trabajo realizado por James F. Scott, Ramamoorthy Ramesh y Yoshinori Tokura en el desarrollo de las memorias ferroeléctricas. Y el tercero en discordia era Peidong Yang, de la Universidad de Berkeley (California) por su contribución a la creación del primer nanocable nanoláser, uno de los láseres más pequeños que existen, sólo visibles al microscopio. Pero del mismo modo que sucedió con los ganadores en la categoría de Medicina, los vaticinios de la agencia fallaron.
Ninguna de las categorías del Nobel se acerca siquiera a la igualdad entre hombres y mujeres ganadoras, pero la de Física es la peor parada. De los 107 premios nobel otorgados desde el año 1901 hasta 2013 y 197 científicos que han recogido el galardón de la academia sueca tan solo dos de ellos son mujeres. La primera en obtenerlo fue Marie Curie, que lo recogió junto a su marido Pierre y a Henri Becquerel en 1903, en un momento en el que las mujeres estaban completamente excluidas de la ciencia. Y la segunda fue Maria Goeppert-Mayer, una física teórica estadounidense de origen alemán que obtuvo el Nobel en 1963 por proponer el modelo de capas nucleares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario